Política

¿Qué pasará con las víctimas del conflicto en los próximos 10 años?

Las víctimas del conflicto armado en Colombia, uno de los ejes principales del acuerdo de paz alcanzado con las Farc, podrán seguir siendo reparadas por el Estado por los próximos diez años. Tal es la conclusión principal de la aprobación de la prórroga de la Ley 1448 de 2011, a la que solo le falta la sanción presidencial para entrar en vigencia, y que fue avalada esta semana en la plenaria del Senado.

La extensión de la ley de víctimas es una de las herramientas claves de reparación para los afectados por el conflicto armado y cumple con una ruta que deben recorrer quienes consideren que han sufrido por acciones de los grupos armados ilegales. En principio, la ley de víctimas fue aprobada en el primer año de mandato del expresidente Juan Manuel Santos, en 2011.

Entonces se pensó en instrumentos de justicia transicional –como la ley de víctimas– que sirvieran para acabar las hostilidades con los actores armados, para lo cual hubo un reconocimiento de la existencia del conflicto armado.

La firma del acuerdo de paz en 2016 y el fin del conflicto con las Farc hizo que la reparación tuviera que ampliarse y por eso se tuvo que prorrogar la vigencia de la ley de víctimas, la cual, según lo aprobado en el Senado, tendrá vigencia hasta el 10 de junio del año 2031.

Para el senador Roy Barreras, impulsor la iniciativa, la extensión de esta norma es “un claro reconocimiento con las 9’041.303 víctimas de las guerrillas, de los paramilitares y de los agentes del Estado”, al igual que con “los familiares de cerca de 200.000 desaparecidos”.

Según los autores de la iniciativa, de este universo, 7’300.537 “cumplen con los requisitos para acceder a las medidas de reparación” y las demás personas, 1’740.766, son fallecidas o víctimas de desaparición forzada. “Al ritmo que vamos se necesitarían 47 años para que las víctimas sean reparadas, independientemente de su victimario”, dijo Barreras. Y agregó que “la Corte en su exhorto no limita el número de víctimas, no excluye a ninguna víctima y reitera el criterio de no regresividad”.

La extensión de esta norma, que incluye la prórroga de tres decretos ley que complementan la reparación en materia étnica, significa que seguirán aplicándose los mismos beneficios a las víctimas y la misma ruta de reparación que se ha dado hasta el momento.

Esto significa la existencia de las dimensiones individual, colectiva, material, moral y simbólica, las cuales se componen de cinco medidas básicas: rehabilitación, indemnización, satisfacción, restitución (de tierras, de viviendas, fuentes de ingreso, empleo, de acceso a crédito) y garantías de no repetición.

 

fuente: El tiempo

Sala de Redacción

Agregar comentario

Clic aquí para comentar esta publicación