El Mundo Salud

Joven holandesa falleció por causas naturales y no por eutanasia

La joven holandesa Noa Pothoven, de 17 años, cuya muerte causó revuelo por ser anunciada ayer como el resultado de una eutanasia avalada por las leyes de su país, al parecer falleció por causas naturales, como consecuencia de un auto abandono: no quiso recibir más atención, alimentación ni hidratación.

Horas antes de su muerte ella misma había posteado en sus redes sociales su deseo morir e incluso sugirió que estaba viviendo sus últimas horas, tras varios años de luchas contra los trastornos emocionales derivados de los episodios traumáticos de su niñez (fue abusaba a los 11 años por un primo).

En su testimonio, Pothoven reforzó su deseo así: “Decidí dejarme ir porque mi sufrimiento es insoportable”.

Pero de acuerdo con el periodista Paul Bolwerk, quien siguió su caso desde hace varios años, la joven sí solicitó la asistencia para morir voluntariamente a una clínica de su entorno sin el consentimiento de sus padres, “pero su petición fue rechazada”.

Dicha solicitud y la confirmación de su muerte llevaron a pensar equivocadamente que el desenlace de Noa había sido a través de la eutanasia, una noticia que ocupó ayer los titulares de los principales medios de comunicación del mundo, incluido EL TIEMPO.

Esto teniendo en cuenta la norma holandesa que les permite a los menores de edad acceder a este procedimiento alegando un sufrimiento incurable.

Fueron los propios medios holandeses los que salieron a aclarar que Noa efectivamente había fallecido por faltas multisistémicas en su organismo, dadas las enfermedades que la aquejaban, incluida su depresión.

Redacción La Papaya Digital

Equipo de redacción de La Papaya Digital

Agregar comentario

Clic aquí para comentar esta publicación