La Nación

Ellos serán los congresistas opositores

El estatuto de la oposición era una de las normas más esperadas por todos los sectores políticos y finalmente entró en vigencia en 2018, días antes de que se posesionara Iván Duque en la Casa de Nariño.

Dentro de las disposiciones de dicho estatuto está contemplado que los partidos que tienen curul en el Congreso pueden tomarse hasta un mes, es decir 7 de septiembre, después de la posesión del presidente de Colombia para definir su postura frente al nuevo Gobierno.

En esta ocasión no habrá que esperar hasta septiembre, porque varias colectividades han ido cantando su postura de cara al mandato de Gustavo Petro.

El Pacto Histórico ―bancada de Gustavo Petro―, el Partido Comunes, La U, Alianza Verde, los representantes de las curules indígenas y el Partido Liberal se declararon de Gobierno. Los liberales lo serán para asuntos legislativos, pero seguramente terminarán apoyando de lleno al presidente electo.

El Partido Conservador y el Mira tomaron la decisión de ser partidos independientes aunque, por ahora, han dicho que respaldarán la agenda legislativa.

En el caso de Cambio Radical todavía no hay decisiones de fondo, pero está descartado que se apoye a Petro, por lo que serían independientes o de oposición, pero esa definitiva se tomará en las primeras semanas de julio.

Con ese panorama, y con Rodolfo Hernández apoyando a Petro, el presidente electo tiene garantizadas las mayorías en el Congreso y solo resta que ponga a marchar sus reformas para cumplir las promesas de campaña.

Sin embargo, Petro tendrá que moderar su agenda porque, de lo contrario, no avanzará y tendrá que ofrecer representación política a los sectores que están llegando a respaldarlo. Ahí podría presentarse algunos roces por los integrantes del Pacto Histórico, aunque eso se conocerá con el paso del tiempo.

El Pacto Histórico es la bancada más grande del Congreso, pero está claro que solos no podrán hacer absolutamente nada para ayudar a Petro para que cumpla con lo prometido al país.

En este escenario político, el Centro Democrático aparece como el único partido que le hará oposición al Gobierno de Gustavo Petro. Diferentes integrantes de esa colectividad han dicho que será un ejercicio político con argumentos y ejemplar al señalar que será muy diferente a la que tuvo que aguantar Iván Duque en su Gobierno.

Así las cosas, en el Senado los integrantes del uribismo serán los únicos que harán oposición, pero la bancada perdió cinco curules con relación a las que tenía antes de las elecciones del 13 de marzo.

Por ello, serán los senadores encargados de ese ejercicio político de oposición: Miguel Uribe, María Fernanda Cabal, Alirio Barrera, Andrés Guerra, Esteban Quintero , Paola Holguín, Paloma Valencia, Enrique Cabrales, Carlos Manuel Meisel, Ciro Ramírez, José Vicente Carreño, Honorio Enríquez, Yenny Rozo y María Angélica Guerra. No obstante, Guerra podría salir del Legislativo porque el escrutinio final le quitaría una curul al Centro Democrático.

En la Cámara de Representantes estarán: Andrés Forero, Carlos Edward Osorio, Christian Garcés, Edison Olaya, Eduar Triana, Hernán Cadavid, Jhon Jairo Berrio, José Uscátegui, Juan Felipe Corzo, Juan Fernando Espinel, Olmes Echeverría, Óscar Darío Pérez, Óscar Villamizar, Yenica Acosta y Yulieth Sánchez.

En total, serán 28 congresistas del Centro Democrático los únicos que le harán oposición al Gobierno de Gustavo Petro, una cifra muy baja para poder frenar alguna iniciativa del mandatario electo, pero, sin duda, una bancada necesaria para alertar de posibles anomalías en las iniciativas que se presenten.

Petro ya tiene las mayorías en el Congreso, pero para asegurar su gobernabilidad tendrá que convertirse en un avezado equilibrista para darle entrada en su Gobierno a sectores políticos tradicionales y moderar el discurso con el que fue electo, pero sin traicionar a sus seguidores. ¿Hasta dónde podrá ceder?